seguridad para todes lucia morale

¿Qué es la violencia vicaria?

La violencia vicaria o «por sustitución»es una forma de violencia machista, que se ejerce contra las hijas y los hijos y que busca provocar un daño psicológico a la madre.

Este concepto fue creado por Sandra Vaccaro una psicóloga y criminóloga Argentina, radicada en España, especialista en violencia de género.

Esta violencia puede ser de muchos tipos, incluye la violencia económica, por ejemplo, cuando el padre no quiere hacerse cargo del pago de las cuotas alimentarias, hasta violencia física.

En los casos más graves puede llegar al homicidio, como vimos recientemente en España.

En muchos casos se da durante las visitas o en el disfrute de la custodia compartida con sus padres.

Es un tipo de violencia que se ejerce mucho más de lo que se nombra.

Judicialmente se reconoce en pocos casos y principalmente se tiene en cuenta en casos muy graves, pero es un fenómeno extendido.

En especial este tipo de violencia se ejerce bastante después de las separaciones. Aún hay mucho por estudiar y actuar en estos casos para proteger a les menores y a las madres.

El caso de Anna y Olivia

El caso de Anna y Olivia, comienza mucho antes aunque toma estado público el 27 de abril.

El padre de las menores de 1 y 6 años, mientras estaba con las nenas en una visita, llama a la madre para decirle que no las volvería a ver y que él se ocuparía de ellas.

En ese momento la Guardia Civil inicia una investigación por desaparición.

Los padres de las niñas estaban separados hacía meses y Beatriz, la madre, explica que él no soportaba que ella tuviese una nueva pareja.

Viviendo en Tenerife, una isla de las Canarias, una de las opciones con las que se especulaba era que podría haberse fugado en barco con las nenas.

Durante la investigación se lo localizó a través de las cámaras del puerto haciendo varios viajes para cargar cosas en una lancha y zarpar.

Incluso la policía lo multo por incumplir las restricciones del estado de alarma al circular durante la noche.

La lancha se encontró a la deriva y sin el ancla y se perdió el rastro de tu teléfono celular.

La investigación incluyo un rastreo submarino con un robot a mil metros de profundidad, en una zona delimitada por el geo posicionamiento del celular dl padre de las niñas en la hora de su desaparición.

Se localizaron diferentes pertenencias y finalmente la semana pasada se recuperó uno de los cuerpos de las niñas.

La investigación apunta a que él se habría suicidado luego de matarlas.

La violencia vicaria en España

En España se inicia el registro de feminicidios y homicidios vinculados a violencia de género en 2013.

Desde entonces ha habido 41 menores asesinados por sus padres o por la pareja de sus madres.

Este año ya son 4 los y las niñas asesinadas. En algunos de los casos se ha producido también femicidio, es decir el padre mata a la criatura y a la madre.

Además, en la mayoría de los casos, ellos se suicidan luego de los asesinatos.

El asesinato por violencia vicaria es una de las violencias más desgarradoras.

El crimen queda sin sanción porque el homicida se quita la vida y la madre que sobrevive sufrirá ese daño por el resto de su vida.

España tenía deficiencias importantes en la protección judicial de menores.

En 2014 España recibe una condena de la ONU por la falta de respuesta judicial y de protección de la infancia en casos como estos.

Eso desencadena una serie de modificaciones legales que acaban en 2015 con la inclusión de hijos e hijas dentro de la ley de protección a las víctimas de violencia de género.

La violencia machista en el “regreso a la normalidad”

El  año pasado, durante los meses de confinamiento, habíamos visto un repunte de las llamadas, aunque una bajada de las denuncias y los asesinatos.

Cuando se levantó el confinamiento estricto esta tendencia se revirtió, aunque los números de homicidios se mantuvieron bajos.

En parte porque el control permanente debido a las medidas sanitarias también favorecía el control sobre las mujeres.

Ahora hemos tenido un repunte importante. En España, desde que termino el estado de alarma, el 9 de mayo de 2021, ya han asesinado a 13 mujeres, 3 la semana pasada.  

La violencia machista es una de las violencias más presentes en nuestra sociedad.

España realiza desde 2011 una Macroencuesta de Violencia contra la Mujer y los resultados son terribles.

La última encuesta muestra que el 57,3% de las mujeres de 16 años o más que residen en este país ha sufrido violencia de género en alguna de sus formas, sea física, sexual, económica o psicológica, dentro del ámbito de la pareja o expareja o fuera de él.

Y es aún más grave entre las más jovenes: el 71,2% de las que tienen entre 16 y 24 años han sufrido algún tipo de violencia.

Esto puede deberse, en parte, a que es un sector más concienciado y reconoce la violencia de forma más clara.

De todas maneras, en cualquier caso, es realmente preocupante que como sociedad no estamos pudiendo revertir este nivel de violencia.

Esta encuesta no incluye aun la violencia vicaria y sería bueno que se ampliara porque es un fenómeno del que necesitamos más datos.

Femicidios en Argentina

En Argentina, la Corte Suprema de la Nación realiza desde 2015 un informe sobre femicidios.

Es muy interesante porque analiza todas las causas donde hay muerte violenta por razones de género de mujeres cis, mujeres trans y travestis sin que necesariamente el autor de los hechos sea su pareja o expareja, sino que tiene una visión amplia. 

El último informe recientemente publicado con datos de 2020 muestra que hubo 251 víctimas directas de femicidio o travesticidio. Una cifra que se mantiene muy similar a la de los últimos años.

Santa Fe es la 6ta provincia con tasa más alta de femicidios, después de Jujuy, Tucumán, Chaco, Salta, Misiones. Clic para tuitear

Como consecuencia de estos femicidios, al menos 216 niñas, niños o adolescentes han quedado huérfanas.

Es interesante el dato de que al menos un 15%, es decir 41 mujeres o personas trans habían realizado denuncia previa, lo que muestra que en estos casos el sistema fallo en su protección a las mujeres. Clic para tuitear

También, según este informe, la gran mayoría, casi el 85% no denuncia.

En España la cifra es similar: el 80% de mujeres asesinadas no había presentado denuncia previa. 

Esto se debe en parte al propio ciclo de la violencia en el cuál es muy difícil para las mujeres contar lo que pasa, aunque también a una gran desconfianza en el sistema que muchísimas veces revictimiza durante el proceso y además no da soluciones que den protección efectiva.

Es imprescindible que el sistema mejore de manera urgente.

Que incorpore de manera más amplia la perspectiva de género, que escuche a las mujeres y establezca medidas de protección más eficientes.

Que además haga cumplir de forma exhaustiva las medidas de alejamiento y protección y que por ejemplo se provea de mecanismos tecnológicos, como las pulseras para que las mujeres puedan sentirse seguras.

Puedes encontrar las opiniones de Lucía Morale en esta página.

Escucha la opinión de Lucía Morale en nuestro podcast

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Facebook
WhatsApp