Lucía Morale Seguridad para todes Ceuta

Esta semana hablaremos de las razones y posibles soluciones a la crisis humanitaria en Ceuta, España.  Entre lunes 17 y martes 18 de mayo de 2021, unas ocho mil personas cruzaron de manera irregular la frontera desde Marruecos.

Ceuta es la ciudad española que limita por tierra con la ciudad marroquí de Castillejos y está ubicada justo frente a Gibraltar cruzando el estrecho. Esta es la única frontera europea terrestre con África.

¿Cómo se produjo la crisis humanitaria en Ceuta? 

Las autoridades marroquíes levantaron los controles en la frontera permitiendo el cruce de 8000 personas, entre ellas más de 1500 niños y niñas. 

Es la entrada más importante que se recuerde en España, superando las entradas en otras crisis como la de Canarias en 2020 o la de la frontera sur en 2018.

Esta frontera es muy fácil de atravesar por la cercanía entre los dos territorios, el gobierno marroquí aprovecha esto en determinadas situaciones, como un elemento de presión a España y a la Unión Europea.

En esta ocasión los motivos que se proponen para la apertura son dos:

  • Por un lado, que España aceptase en un hospital al líder del Frente Polisario, Brahim Gali. Gali es uno de los líderes del movimiento por la autodeterminación del Sahara Occidental y también es investigado por violaciones de derechos humanos. El gobierno español explicó que unos días antes Gali se presentó en un hospital español bajo una identidad falsa, se lo ingresó por razones humanitarias y que había trasladado esta información al gobierno marroquí. Desde Marruecos, aunque niegan que eso haya motivado la crisis humanitaria en Ceuta, reconocen su malestar ante la estancia de Gali en territorio español. 

  • Por otro lado, se menciona la idea de que Marruecos busca presionar a la comunidad internacional para que reconozca su soberanía sobre el Sahara occidental.

El presidente Donald Trump antes de acabar su mandato reconoció esta soberanía y ahora Marruecos insiste para que Biden la mantenga y que Europa se sume.

Este conflicto territorial que lleva décadas sin resolverse y sobre el que la Unión Europea propone una solución acordada en el marco de Naciones Unidas parece ser una hipótesis más plausible.

¿Cuál ha sido la respuesta?

La respuesta del gobierno español ante la llegada de miles de personas no fue muy satisfactoria. Casi inmediatamente desplegó al ejército, colaborando así a la idea de que se vivía una «invasión».

Además, si bien hemos visto a funcionarios de la guardia civil rescatando bebes del agua o abrazando a niños que entraban llorando del pánico, también circularon imágenes muy lamentables del ejército ejerciendo la fuerza de manera desproporcionada ante personas desarmadas y no violentas.

Por su parte, el Ministro del Interior español informo que en los primeros dos días retornaron a 4000 personas.

Esta acción incumple las normas internacionales de protección de las personas y los procedimientos establecidos para tramitar las deportaciones.

No les han permitido tener acceso a la asistencia letrada que es obligatoria en estos casos.

Los procesos de deportación deben ser individualizados porque hay que definir si cada persona tiene o no derecho a quedarse en territorio español. Esto no sucedió y los devolvieron en grupos en el mismo momento de la llegada.

El mensaje comunicativo tampoco ha sido lo más acertado.

El Presidente Sánchez tuiteó:

Muchos medios de comunicación se sumaron a esta mirada. Fueron muy pocos los que hablaron de una crisis humanitaria en Ceuta.

La gestión de la migración se ha convertido en uno de los temas favoritos de la extrema derecha.

Uno de sus principales argumentos es que la presencia de personas migradas va contra el bienestar de los locales y los consideran culpables de todos los males sociales.

Una vez más, escuchamos a diputados y parlamentarios europeos hablando de una «invasión programada y alentada por un Gobierno radical musulmán”.

Por su parte la Unión Europea ofreció colaboración de la agencia Europea de control de fronteras, FRONTEX, aunque finalmente no intervino.

FRONTEX se encuentra actualmente investigada por violaciones de derechos humanos en los operativos de control que realiza.

¿Por qué Marruecos tiene esta capacidad de “chantaje”?

La política restrictiva de la Unión Europea en materia migratoria y su intención de mostrar que no vulnera los derechos humanos hace que externalice los controles a terceros países.

Así, son estos Estados los que asumen esas funciones a cambio de acuerdos comerciales o económicos.

Marruecos tiene acuerdos en este sentido y si bien, España tiene también sus controles, son mucho menores: los principales están del lado Marroquí.

Reiteradamente organizaciones de derechos humanos que trabajan en la zona han denunciado las violaciones de derechos que se comenten en esos controles.

La desigualdad que se vive entre Marruecos (y otros países de África) y España (y Europa) genera que miles de personas intenten llegar en busca de otra oportunidad.

La falta de canales legales y de otorgamiento de visados por parte de la Unión Europea les obliga muchas veces a arriesgar su vida para conseguirlo.

Miles de personas pierden la vida cada año intentando llegar a Europa.

El peor año fue el 2016 donde murieron casi 5 mil personas, y este año ya van más de 500. Esta desigualdad también favorece situaciones como la crisis humanitaria en Ceuta.

El cierre de fronteras durante la pandemia agravó la situación de la ciudad fronteriza en Marruecos porque impide el paso a miles de trabajadoras y trabajadores. Estas personas que vivían del comercio fronterizo han perdido sus trabajos y esto ha generado protestas masivas en reclamo de puestos de trabajo.

¿Cómo evitamos otra crisis humanitaria?

La Unión Europea necesita de la migración.

Las tasas de natalidad son cada vez más bajas y el sistema de pensiones es poco sostenible a largo plazo.

En España hay miles de personas migrantes que realizan tareas imprescindibles para la economía y la sociedad como el trabajo agrícola, la construcción, o el cuidado de personas mayores.

Sin embargo, no se les permite regularizar su situación administrativa y por tanto son obligadas a trabajar en condiciones de absoluta precariedad.

En septiembre de 2020, debido al incendio de un campo de refugiados en Grecia, comentábamos la necesidad de regular de otra manera las migraciones.

La necesidad de garantizar canales seguros, así como los derechos de asilo y refugio a las personas que huyen de situaciones desesperadas.

Actualmente se está negociando la nueva normativa europea, aunque como adelantábamos, parece que agravarán las restricciones e incrementarán las expulsiones.

Evitar futuras situaciones como las que vivimos recientemente pasa por:

  • Garantizar canales seguros de migración. Esto significa garantizar procesos de asilo y refugio para quienes lo necesiten así como visados suficientes.
  • Revertir las desigualdades económicas que también requiere revertir por ejemplo la sobreexplotación de los recursos de países africanos por parte de los europeos.
  • Generar procesos de regularización de personas que ya viven en países europeos. Garantizando sus derechos laborales y evitando así la explotación de las personas y la precarización del mercado laboral.

Cómo informar sobre migrantes

Te compartimos un artículo de un periodista español Moha Gerehou que con ironía pone los puntos sobre las ies sobre cómo informar sobre quienes migran en busca de un lugar que les brinde seguridad y una buena vida.

Este artículo es recomendado para periodistas, redactores digitales, comunicadores en general, aunque como lector te brindará herramientas para analizar desde que perspectiva informan los medios que lees.

Puedes encontrar las opiniones de Lucía Morale en esta página.

Escucha la opinión de Lucía Morale en nuestro podcast

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar
Facebook
WhatsApp